Rubí: un talismán para la abundancia y la pasión

Rubí: un talismán para la abundancia y la pasión

En nuestro afán de acercarte los valores de las piedras preciosas que hemos añadido a la colección de joyas de Adelita Adelita hoy te traemos el Rubí: un talismán que atrae el éxito, los propósitos y la felicidad.

Esta preciosa piedra roja potencia la pasión por la vida. Mejora la motivación y el establecimiento de objetivos realistas. Estimula el chakra corazón, y anima a “hacer lo que te hace feliz”. No te lo dejes en el joyero si lo que quieres es un talismán para alejar a “los vampiros” de la energía del corazón.

Además esta piedra tiene el poder de atraer la abundancia ya que retiene la riqueza y la pasión. Si eres una entusiasta de la vida, es tu piedra.

El nombre de rubí proviene del latín ruber, que significa rojo. Por ello esta piedra es de este intenso color que va de un rojo oscuro, a un rojo “sangre de pichón” (el más valioso) pero también se presenta en un rojo rosado. El Rubí es una de las cuatro gemas preciosas más valiosas y deseadas junto al zafiro, la esmeralda y el diamante. 

Por su valor y belleza a lo largo de la historia los rubíes han sido protagonistas junto a ilustres nombres que han llevado y compartido su pasión por esta piedra preciosa.

Michael Jackson lucía rubíes en uno de sus famosos guantes. El mismo lo subastó para donar lo recaudado a organizaciones benéficas.

La actriz Elizabeth Taylor recibió de su tercer marido, Mike Todd, un conjunto de rubíes y diamantes que fue valorado y vendido por la casa de subastas Christie’s en 3,182,554.5 euros. El anillo además ostenta el título de la joya más cara del mundo.

El diseñador de calzado Stuart Weitzman diseño los zapatos más caros del mundo ya que estaban adornados por 642 rubíes y costaban 1,6 millones de dólares.

Y si hablamos de nobleza, el rubí está directamente emparentado con la realeza británica para los que el rubí ha sido una piedra preciosa de referencia.

El duque de Windsor, que abdicó al trono británico para casarse con Wallis Simpson, regaló a su esposa por su 40 cumpleaños una  gargantilla de rubíes y diamantes de un gran valor y que se convirtió en un icono de la época.

También destaca en el joyero real el Rubí Black Prince, una de las joyas más antiguas de los Windsor. Se trata de un rubí de gran valor que en 1838 se colocó en la corona que lució la Reina Victoria durante su coronación.

Ya ves que el amor, la abundancia y la pasión son la esencia que envuelven a los rubíes y estamos seguras que después de conocer su historia estás deseando lucir el tuyo. Nuestra colección desprende la fuerza y el potencial de esta piedra preciosa en unas delicadas y sencillas piezas. Si te decides por tener una no te olvides de comentarnos y decirnos cuál es tu favorita.

Un abrazo,

Adelita Adelita Team

Si te ha gustado, compártelo con tus amig@s!

Post relacionados

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*